Educar para los retos del futuro en Casvi Boadilla

My CMS > En el aula > Educar para los retos del futuro en Casvi Boadilla

Los niños de hoy en día deber ser capaces de afrontar los desafíos cuando sean adultos. Por eso es muy importante educar para los retos del futuro a los alumnos de Casvi Boadilla. La sociedad evoluciona a gran velocidad. Vivimos en un mundo en continuo cambio. Las mejoras tecnológicas, los cambios sociales o económicos nos llevan a vivir en un aprendizaje continuo y en continua adaptación. Por eso, la educación juega un papel fundamental asumir el futuro con confianza y tener éxito en los retos del futuro.

Vivimos en un mundo multicultural, de apertura de fronteras, de nuevos horizontes… Una sociedad donde la sobreinformación está a la orden del día, por ello es fundamental desarrollar el pensamiento crítico y la competencia global.

Por todo lo anterior, el proyecto educativo del colegio concertado internacional Casvi Boadilla fomenta el aprendizaje para toda la vida a través del desarrollo de habilidades que permiten “aprender a ser, aprender a saber, aprender a hacer y aprender a convivir”, tal y como propone la UNESCO. Y lo hacemos en todas las etapas, desde Infantil, pasando por Primaria y Secundaria, hasta Bachillerato.

Desarrollo de la competencia global en un mundo de oportunidades sin fronteras

Ofrecer una educación internacional es primordial en nuestra sociedad. Pues la globalización nos conduce a vivir en una conexión constante con personas de otras culturas, creencias, costumbres o idiomas. Ya sea en el trabajo, en nuestras relaciones sociales, en los estudios… podemos encontrarnos en cualquier momento con individuos de otros países. Por ello nuestros alumnos deben desarrollar una competencia global.

Por eso es imprescindible dominar otras lenguas. Ello nos ayudará a conocer nuevas culturas. Así, en Casvi Boadilla enseñamos inglés desde los dos años, a lo que se suma francés desde 1º ESO, impulsando la interculturalidad en el colegio. Para descubrir otras culturas nuestros alumnos además tienen la oportunidad de vivir intercambios lingüísticos a Oklahoma o Islas Vírgenes, en Estados Unidos.

Con todo ello conseguimos impulsar la comprensión y el respeto entre distintas culturas, algo imprescindible en la vida del siglo XXI.

Desarrollo de las habilidades del siglo XXI

Los alumnos tienen que desarrollar las competencias educativas del siglo XXI para poder hacer frente a los desafíos de la sociedad. Por eso, nuestros alumnos aprenden de forma transdisciplinar en Infantil y Primaria, siendo la indagación, el trabajo colaborativo y una buena comunicación elementos diferenciales en la formación de las personas.

Las soft skills se deben trabajar desde edades tempranas. Eso es los que explica el especialista Paul Tough señala en su libro “Cómo triunfan los niños”. Él plantea la hipótesis de que estas habilidades ayudarán a alcanzar el éxito, más que la capacidad intelectual por sí sola.

Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad

Karl MenningerPsiquiatra estadounidense

Curiosidad, resolución de problemas, autonomía y creatividad a través del pensamiento crítico

Como antes hemos mencionado, debido a la gran cantidad de información que reciben los alumnos, deben aprender a pensar de una forma crítica. Así serán capaces de adaptarse de forma ágil a los cambios de la sociedad. Y ¿cómo podemos ayudar a los alumnos a desarrollar este pensamiento crítico?

  • Haciéndoles preguntas abiertas. Que puedan comunicarse.
  • Darles tiempo para pensar. Que piensen y reflexionen.
  • Ayudarles a buscar diferentes soluciones.
  • Dejarles que sean autónomos en sus decisiones.

Educación para el emprendimiento

La mente de un niño es un libro por escribir. Los niños son creativos, enérgicos y apasionados. Tienen ganas de emprender y aprender con ello. Precisamente eso es lo que recalca Cameron Herold en su charla TED “Eduquemos a los niños para ser emprendedores”.

Por este motivo, si permitimos a los niños llevar a cabo el emprendimiento desde pequeños, estaremos ayudándoles a que impulsen una serie de valores y conductas. Por ejemplo la autoconfianza, constancia, fuerza de voluntad, pérdida de miedo al fracaso, creatividad y liderazgo. Todos ellos les ayudarán a afrontar los retos del futuro.

Formando ciudadanos solidarios y comprometidos

El último lugar en el que debemos poner el foco, y no por ello menos importante es en la solidaridad. Debemos formar jóvenes solidarios y comprometidos que sean capaces de construir un mundo mejor. Un apartado en el que incide el Bachillerato Internacional.

Además, desde Acción Solidaria Casvi y Eco-Casvi se llevan a cabo proyectos solidarios durante todo el curso escolar para formar alumnos solidarios y comprometidos con la sociedad y el medio ambiente.